Madre de un autista

Mi nombre es Cecilia Fonseca Sánchez. Soy oriunda de la provincia de Chiriquí, en la República de Panamá. En el año 2000 me mudé a la capital del país con mi familia.

Somos una familia de cinco que se extiende fácilmente hasta 13 si cuento a mis papás, hermanas, cuñados y sobrinos, todos involucrados en la historia de José Miguel, sin embargo, son mis padres los que más de cerca han vivido con nosotros este viaje del autismo.

José Miguel nació en 1990, en tiempo, tras varias horas de labor que se extendieron porque al ser primeriza tuve que confiar en que todo lo que hacía el personal de salud era lo correcto. 

Nació cerca de la una de la tarde y , como el sol típico de esa hora, su sonrisa pícara y sus ojos oscuros dejaban ver, desde pequeño, una personalidad encantadora.

Un chico como todos

Hace 22 años año en mi pueblo autismo no era una palabra que se utilizara o algo de lo que te hablaran en la escuela. De hecho, nadie siquiera sospechaba que había algo diferente en José Miguel, ni siquiera su pediatra. 



Lejos de tener rabietas incontrolables, era un niño risueño, y era muy apegado a quienes lo rodeábamos, aunque, luego entendí, por qué no era muy social.

El inicio del viaje

Hace 22 años comenzó mi historia con José Miguel

He decidido empezar este sitio con el interés de compartir con otras familias como la mía sus temores y ansiedades ante lo que tienen por delante y, sobre todo, las alegrías y los triunfos que al principio es tan difícil pensar que tendremos con nuestros hijos especiales.

Hablemos de autismo

en Panamá

​© Copyright Cecilia Fonseca Sánchez, Panamá, República de Panamá