Estamos dejando escapar los niños con TEA

Kate Wallis, pediatra especialista en el desarrollo del Children's Hospital of Philadelphia, realizó un estudio sobre la realidad del sistema de detección temprana de los Trastornos del Espectro Autista (TEA) en los servicios de atención primaria en Estados Unidos, concluyendo que a pesar de los esfuerzos de tamizaje no se logra detectar a todos los niños, en algunos casos porque la aplicación de los test no se hace cuando o cómo debería hacerse o por fallas al momento de aplicarlas. En entrevista con Medscape News, la pediatra hace un análisis de la situación y de las estrategias que deberían aplicarse para mejorar el diagnóstico temprano en vista de que existe evidencia robusta que indica que entre más temprano se detecta a un niño con TEA y se le brindan las atenciones que requiere, mejor pronóstico tiene.

El estudio revela que aquellos niños a los que se les aplicó la prueba de tamizaje (M-CHAT-R) y salieron positivos recibieron un diagnóstico un año antes que aquellos a los que no se les aplicó la prueba o salieron negativos y eso les permitía acceder a servicios de forma temprana. Enfatiza en la importancia de aplicar el M-CHAT-R a los 18 y a los 24 meses, para que se puedan identificar los cambios en el niño, y de cómo el estatus socioeconómico influye en que los padres no puedan aplicar ambas.

La información completa aquí:  

6 de septiembre de 2020

Estudio busca ampliar ruta diagnóstica de los TEA a partir de perfiles metabólicos específicos

Un grupo de investigadores de Estados Unidos lleva adelante un estudio que busca identificar una o más “firmas” metabólicas encontradas en el plasma sanguíneo o en la orina y que diferencian a los niños con trastorno del espectro autista (TEA) de los niños que no tienen.

 

Los investigadores aducen que esta identificación de los metabolitos podría conducir al desarrollo de un algoritmo que maximice la sensibilidad y especificidad del perfil de biomarcadores, y a evaluar el algoritmo como herramienta de diagnóstico.

 

El pasado 18 de junio se dieron a conocer los primeros hallazgos del Children Autism Metabolome Project (CAMP), que incluyó 499 niños en edades de 18 a 48 meses que tenían TEA y 209 niños con un desarrollo típico; y en el cual se evaluaron 39 metabolitos asociados con aminoácidos y otras reacciones metabólicas.  

La información completa aquí...   

 

 

 

3 de septiembre de 2020